Si usted hace un sondeo entre su familia o sus compañeros de trabajo sobre cuánto es lo que ganan, luego de la cara de sorprendidos o indignados.

(y muchas veces con la respuesta “¿Cómo para qué quiere saberlo?”), quizá le compartan el dato del número que está estipulado en el contrato laboral o en la cuenta de cobro, para quienes trabajan por prestación de servicios. Pero muy seguramente la mayoría son conscientes de todos los descuentos que les hacen y no saben, realmente, cuánto es lo que al final les llega, porque la empresa también pone una parte.

Y es que “la legislación colombiana tiene distintos tipos y cuantías de deducciones de acuerdo con el nivel salarial del empleado, al igual que existen deducciones relativas al contrato específico entre una persona y su empleador que pueden abarcar aspectos más allá de los contemplados en dicha legislación. Las colillas de pago deben de ser revisadas con detalle.

“La persona se graba en la mente su salario nominal mensual y no toma en cuenta que tendrá descuentos y no revisa el recibo de nómina que el empleador ni lleva registro mensual de lo que recibe realmente”, explica Erich Lara, docente Universidad El Bosque.

Descuentos de un contrato laboral

Uno es el valor que usted pacta en su contrato pero, a fin de cuentas, tiene que hacer restas de los siguientes descuentos:

  • Obligatorios: aportes a salud el trabajador aporta a la EPS el 4% de su salario base y a pensión el trabajador aporta al fondo de pensiones el 4%. Este se calcula multiplicando ese número que está en su contrato por 00,4. El resultado, es lo que deberá restar del total de su salario nominal (el del contrato).
  • Aporte obligatorio al Fondo de solidaridad pensional: Todo trabajador que gane un salario igual o superior a cuatro salarios mínimos ($2.757.816, para 2016), debe aportar un 1% al Fondo de solidaridad pensional del total devengado. Se calcula multiplicando el salario por 0,1. Ese valor, también, lo deberá restar de su salario nominal (el que firmó en el contrato).
  • Retención en la fuente: para aquellas personas que tengan un ingreso superior a $3.836.817. Se determina mediante procedimiento 1 o 2 según las normas tributarias. Los dos métodos buscan determinar la Base de retención expresadas en UVT  o Unidades de Valor Tributario (que para el 2016 fue determinada por la DIAN en $29.753) para luego determinar el impuesto en la tabla según el estatuto tributario artículo 383.

Pero también existen otro tipo de descuentos alternativos, dependiendo de sus compromisos financieros o laborales, según explica el docente de la Universidad El Bosque:

  • Aportes a cooperativas o fondos de empleados: Las cuotas o aportes que el empleado haga a las cooperativas o fondos legalmente constituídos a la cual se haya afiliado y expresamente ha autorizado la deducción de su salario.
  • Cuotas de créditos a entidades financieras (Créditos por Libranza): Las cuotas que el empleado deba pagar a una entidad financiera, para la abonar a un crédito que haya sido expresamente autorizado por el empleado.

Ejemplo

Con un salario de $2’000.000 y por este monto, no aplica a ciertos descuentos, sucede:

Concepto de descuento

%

Monto

Pensión

4%

$80.000

Salud

4%

$80.000

Fondo de solidaridad pensional

1%

No aplica

Retención en la fuente

(según salario)

No

aplica

DESCUENTO TOTAL

$160.000

EJEMPLO

Con un salario de $2’000.000 y por este monto, no aplica a ciertos descuentos, sucede:

Concepto de descuento

%

Monto

Pensión

4%

$80.000

Salud

4%

$80.000

Fondo de solidaridad pensional

1%

No aplica

Retención en la fuente

(según salario)

No

aplica

DESCUENTO TOTAL

$160.000