Las finanzas personales tienen como base el desarrollo de la disciplina financiera...

Para no poner en peligro el crecimiento económico de un país, es necesario que sus habitantes adquieran hábitos de ahorro, pues una manera de cumplir diversas metas y de prepararse para el futuro.

Las finanzas personales tienen cada día más fuerza en nuestra sociedad, pues tiene implicaciones en aspectos psicológicos, sociales, financieros y familiares. En muchos estudios se ha logrado determinar que van directamente ligadas con la economía mundial. Por ello, se habla de que el ahorro y la inversión son la clave para el futuro tanto individual como colectivo.

En el caso de Colombia se tiene una meta establecida en cuanto a finanzas personales, pues se estima que, si dentro de los próximos cinco años no duplica el nivel de ahorro, estaría en riesgo el crecimiento económico. Sin embargo, recientemente se ha venido generando conocimiento de esto en los individuos.

Las finanzas personales tienen como base el desarrollo de la disciplina financiera, es decir, la relación que se presenta frente a la capacidad del individuo para ahorrar y saber cómo manejar todos sus ingresos. Frente a esta teoría encontramos diversos exponentes que, en general, coinciden en un punto clave, el cual radica en que el ahorro no va relacionado directamente con los ingresos, ya que es más un tema cultural y de orden.

Expertos se refieren al ahorro como un objetivo que está más inmerso en la vida de las personas. Se sugiere ahorrar el 10% del salario, lo que para muchos representa un reto, porque perciben que es un capital que no tendrá utilidad o un dinero perdido en el tiempo, y es por esto que es primordial que esta práctica se comprenda y se asocie en forma de metas para diferentes temas (viajes, compras, e inversiones, entre otras) con el fin de poder discernir de esta manera un manejo más adecuado del dinero.

En cambio si el objetivo es “ambicioso”, se sugiere dividirlo en etapas con el fin de encontrar satisfacción propia al momento de llegar a cada una de ellas, esto permite minimizar el endeudamiento innecesario y todo lo que esto conlleva, de allí se desencadena otro punto clave del ahorro, el cual radica en mitigar las compras insignificantes o “indebidas”, y el deseo compulsivo de gastar por gastar, ya que a futuro, y con una mejor educación financiera, se podrían encontrar mejores oportunidades para invertir o para saciar las necesidades, que en muchas ocasiones pueden generar rentabilidad y no ser únicamente una utilidad efímera.

Uno de los problemas que más observan los expertos en el tema es que muchos individuos tienen un gasto mayor a sus ingresos, y recurren como solución al uso de tarjetas de crédito y préstamos. A esto se le llama deuda del consumidor, que se manifiesta como uno de los principales enemigos para la libertad financiera, pues es dinero que no está dentro del presupuesto, generando problemas económicos a mediano o largo plazo, conllevando a una posible crisis económica. Por esto se recomiendo que las personas deben realizar a principio de año un plan financiero, ya sea mensual, semestral o anual, con el objetivo de tener la habilidad de planificar de mejor manera los gastos o necesidades frente al patrimonio e ingresos existentes.

Evitar los endeudamientos también hace parte de los pilares fundamentales de las finanzas personales, pero para esto es necesario controlar la mente y entender que la paciencia en muchas ocasiones es la herramienta fundamental para no tomar malas decisiones. Por ello es que creer en uno mismo también se vuelve fundamental en las prácticas asociadas a la economía y entender que los planes trazados por más de que para otros no sean los adecuados puede que sean la vía para poder generar sostenibilidad propia y apalancamiento financiero.

Diario la Republica.